Puerto Frias

Bariloche – La travesía del cruce andino desde Chile

En nuestro último viaje antes de conocer a nuestra hija Sofía, decidimos combinar Bariloche con Chile y así fue como decidimos cruzar al país hermano en un micro de línea, pasar unos días y finalmente volver a la ciudad rionegrina. Había que volver de una manera inigualable, teníamos que adentrarnos mejor en los paisajes de la cordillera, debíamos hacer entonces la famosa excursión del cruce andino. En nuestro caso partimos de Puerto Varas, aunque también es posible comenzarlo en Puerto Montt. El destino, Bariloche. El paseo combina distintos barcos y micros para poder unir los dos países, adentrándose en la Cordillera de los Andes a pleno. Obviamente es posible hacerlo en uno u otro sentido.

La agencia por la que contratamos el servicio fue Turisur (a una cuadra del lago Llanquihue, en pleno centro de Puerto Varas), y fuimos citados a las 8.15hs en la puerta de dicho lugar.

 

Puerto Varas Turisur

 

Llegamos a la puerta y todo era un gran revuelo porque había varios micros con distintas excursiones a realizar durante ese día, por lo que había que localizar al guía y cerciorarse de que estuvieras en la lista del micro en el que subías.

Como es de esperar, todos los que hacemos la excursión viajamos con valijas grandes, ya que seguimos el viaje en la siguiente ciudad, por lo que hay un sistema establecido para llevar todo el equipaje de una punta a la otra. Uno lo entrega en el momento de partida y se desentiende del mismo hasta llegar a destino final, es la misma agencia la que hace el traslado pertinente. Así entonces le colocan un número al equipaje que se despacha, y uno debe conservar ese comprobante hasta el final del viaje.

El micro va con una guía que hace el city tour contando algunos datos de donde vamos pasando. Como nos vamos alejando de la ciudad, hace algunas menciones de las edificaciones por la que vamos pasando. Este trayecto dura unas dos horas hasta llegar al trasbordo con el primer barco.

El camino va rodeando el lago Llanquihue, hasta que finalmente se llega a los saltos de Petrohue, donde se hace una parada de media hora.

Los saltos son preciosos, se llega marchando unos 5 minutos por un camino simple que se ubica dentro de un parque nacional (hay que pagar una entrada de parque). Todo el predio tiene el suelo de lava volcánica solidificada, lo que le da un marco realmente especial a los saltos también, además se suma al paisaje que el volcán Osorno se ve de fondo. Se pueden tomar unas muy lindas fotos.

 

Saltos Petrohue

 

Saltos Petrohue

 

Luego de esa visita, se sigue un rato más en el micro hasta llegar al Lago de Todos los Santos, en donde se aborda un barco muy grande (se juntan personas de varios micros y autos particulares). Se navega durante una hora y 45 minutos de navegación en un muy lindo entorno, las montañas alrededor y el agua tranquila del lago.

 

Lago De Todos Los Santos

 

Volcan Osorno Lago De Todos Los Santos Lago De Todos Los Santos

 

Lago De Todos Los Santos

 

En la otra orilla del lago se desembarca en Peulla, donde se hace una larga de parada de dos horas.

Mientras vas en el barco te ofrecen excursiones para hacer allí, como un paseo en 4×4 hasta navegar el Río Negro, volar en helicóptero por encima de la cordillera, etc. Nosotro no tomamos ninguna excursión, decidimos quedarnos en el paraje disfrutando del lugar.

 

Pies Por Peulla

 

Un dato a tener en cuenta, es que Peulla no es un pueblo, es tan solo un paraje privado que posee un hotel, un restaurante dentro del mismo, y un buffet tipo tenedor libre (no hay cajeros automáticos). Es todo lo que hay allí. Y lamentablemente, nunca tuvimos en cuenta que había que había que almorzar allí y por lo tanto, como aún estábamos en Chile, nos cobraban con plata local. El buffet no aceptaba pesos argentinos ni tarjeta de crédito. Nosotros habíamos gastado los pesos chilenos porque no nos queríamos quedar con plata demás sin cambiar, así que ese lugar no era una opción. El único lugar que aceptaba tarjeta de crédito era el restaurant del hotel, pero como es de suponer, los precios eran tremendos!!!

 

Peulla

 

Igualmente no teníamos otra opción, así que fuimos allí para encontrarnos con una extensa espera para ocupar una mesa.

Por suerte, una pareja de belgas se apiadaron de nosotros y de mi panza de embarazada (ya era el segundo viaje internacional de Sofía antes de siquiera nacer) y nos invitaron a pasar a su mesa ya que estaban por terminar de comer. Podíamos ocupar la mesa y sentarnos mientras ellos tomaban su café de sobremesa.

Hablamos un largo rato, como habíamos estado en el año 2012 en su país, intercambiamos experiencias de viaje y visiones de nuestros países.
Terminamos de comer (muy bien realmente, aunque caro, como ya dijimos) y fuimos a sacar algunas fotos por allí, el lugar es lindo, aunque tampoco es tan grande como para estar dos horas recorriendo. Eso sí, hay que tener cierto cuidado con las abejas que revuelan todo el tiempo por encima de uno en varios tramos de los caminos!!

Tomamos un bus rumbo a la frontera Chile-Argentina. A los 5 minutos se llega a la aduana chilena donde ven los documentos nada más. Paso Pérez Rosales. Camino de ripio, lento y de altura que sigue. Si bien son pocos kilómetros, se tarda mucho (unos 40 minutos) por las condiciones del camino. Llegamos así a la costa del Lago Frías, donde está la aduana argentina, allí eligen al azar 5/6 valijas y se las revisa, pero más allá de eso, no hay mucho control.

 

Paso Perez Rosales Paso Perez Rosales

 

Te miran los documentos y se quedan con el papel que te sellan a la salida de Argentina hacia Chile.

Antes de subir al barco que tocaba esta vez, se largó a llover bastante fuerte y, para sumar, había muchísimos mosquitos. La embarcación era pequeña, pero por suerte solo tardó 20 minutos en llegar a Puerto Alegre.

 

Puerto Frias

 

Lago Frias

 

Allí tomamos un bus de tan solo 10 minutos hasta llegar a Puerto Blest en el Lago Nahuel Huapi. La navegación fue de 1.15hs hasta puerto Pañuelo. Desde allí, se aborda el último micro que tardó un poco más de 30 minutos, y te deja en el hotel en el que tenés reserva.

 

Puerto Blest

 

Lago Nahuel Huapi Lago Nahuel Huapi Lago Nahuel Huapi

 

Lago Nahuel Huapi

 

La hora de llegada fue alrededor de las 21hs, y aunque el día no requirió de esfuerzo físico, podemos decir que resulta un día de esos que te dejan el cansancio del trajín viajero, pero la sensación incomparable de haberse llenado los ojos de paisajes únicos.

 

 

Marcelo Aguilera
Contactáme:

Marcelo Aguilera

Ingeniero en Informatica, los códigos de programación no es lo que más me gusta ver. Prefiero los paisajes de los viajes, pero cuando no se puede estar en ellos, me surmejo en las imágenes de blogs y páginas para lograr la planificación perfecta del próximo viaje a hacer. Me defino como viajero meticuloso que siempre quiere conocer hasta el último rincón. Cuando estoy en la rutina, me despejo entrenando, ya que además soy corredor.Y por supuesto, soy el papá de Sofía, la loquita que me da los besos más lindos cada noche.
Marcelo Aguilera
Contactáme:


Dejanos tu comentario