Grote Markt

Bélgica – Recorriendo Brujas en un día

Brujas es una las ciudades más hermosas y visitadas de Bélgica (en si, de toda Europa), y en tu recorrida por el viejo continente, no deberías pasarla por alto, ya que es fácil y rápida de conocer. Acá te contamos que se puede visitar de Brujas en un día.

 

Como llegar

La forma que usamos, y que es la más rápida, es tomando el tren desde Bruselas, el cual demora tan solo una hora para llegar a destino (en el medio de ambas ciudades, está la encantadora Gante, la cual también es buena opción para conocerla, cosa que en nuestro caso por falta de tiempo no pudimos)

Otra posibilidad que involucra el tren, y sobre todo para quienes vienen desde Holanda, es llegando desde la estación Amberes, evitando así toda la vuelta por Bruselas.

En caso de querer llegar por avión, el aeropuerto más cercano corresponde a la ciudad de Ostende, distante unos 25km de Brujas.

Desde luego que se puede llegar también por carretera o con ómnibus.

 

Que conocer

Una de las mejores ideas que tuvimos, y que ampliamente recomendamos, es alquilar bicicletas y poder conocer de manera más rápida, y amplia, todo lo que esta ciudad tiene para ofrecernos.

 

Brujas

 

Brujas

 

Hay varios locales de alquiler de bicicleta, en la zona del centro de Brujas, y las alquilan por un día, o por algunas horas (ese fue nuestro caso).

Bicicleta en mano, lo ideal es conocer los puntos más alejados del centro, y el circuito que hicimos fue este:

Recorrimos saliendo en dirección noreste de la ciudad, donde fuimos viendo los molinos Koelewei, Nieuve Papegaai, St. Jans-huys y Bonne Chiere, hasta llegar a la Kruispoort (una puerta tipo medieval, hay varias en las murallas que contienen la ciudad). Desde luego que en el medio, aprovechamos para recorrer y sacar fotos en los canales y sus puentes, un lugar más lindo que el otro.

 

Molinos Brujas

 

Puerta Brujas

 

Pasamos por otra puerta más, la Gentpoort, y nos adentramos entonces al Minnewaterpark (Lago del amor), que es como un parque muy bonito, en donde tenés en el paisaje un hermoso lago con un puente que lo cruza, que tiene en una punta la torre de la pólvora. Seguimos rodeando el lago y vimos el Beginenhof (un convento) y el sector del lago más fotografiado, lleno de cisnes y patos.

 

Minnewater

 

Beginhof

 

Para los fanáticos del futbol, hay que decir que el estadio del equipo de la ciudad, el Club Brugge, se encuentra fuera del perímetro de la ciudad, distante unos 4km, lo cual nos significaba un buen pedaleo y contábamos con solo media hora nada más para llegar y devolver las bicicletas, motivo por el cual no podemos contarles ni mostrarles fotos del estadio.

Sin las bicicletas y ya a pie, se puede ver toda la zona más céntrica, en nuestro caso nos dirigimos a la Iglesia de Nuestra Señora (Onze-Lieve-Vrouwekerk), y cerca de allí al punto panorámico marcado en el mapa (Rozenhoedkaai y Blinde Ezelstr). Desde allí caminamos unas pocas cuadras y llegamos a la plaza de Burg donde está el Centro administrativo municipal y el Ayuntamiento. Por último, llegamos a la Basílica del Sagrado Corazón.

 

Ayuntamiento Brujas

 

Brujas

 

Caminamos por esas calles hermosas, donde cada lugar merece una foto, pasamos por la catedral de San Salvador y llegamos así hasta la plaza principal, la Grote Markt, que incluye el imponente Palacio Provincial con su altísima torre.

 

Grote Markt Grote Markt Grote Markt

 

Para los fanáticos de la gastronomía, contar que hemos tenido mala suerte, ya que no encontramos nunca ningún puesto de los típicos wafles belgas, algo que es casi una obligación si estas de paseo por el país. Alrededor de la plaza, los restaurants ofrecían wafles, pero la idea es disfrutarlos en un puestito de venta en la calle, y como buena ley de Murphy, cuando ya estaban cerrados, nos cruzamos con varios negocios de ese estilo.

 

Brujas

 

Así como los wafles, otra de las comidas principales de este país son las papas fritas (y todo lo frito en general, además también son típicos el chocolate y la cerveza). Entramos en una fritería que está justo en la Grote Markt y que cuenta con una larguísima trayectoria, ya que data de 1900, y disfrutamos de una de las comidas emblema de Bélgica.

Con el cielo casi llegando a oscurecerse, esta ciudad medieval cambia su cara, para volverse aún más bella, con las luces iluminando los monumentos, los canales, los rincones solitarios y las callejuelas.

 

Brujas

 

En la plaza principal de la ciudad, la Grote Mark, es uno de los puntos ideales para tomar todas las fotos nocturnas, así como también lo es el punto panorámico.

 

Grote Markt

 

Brujas

 

Todo esto pudimos hacerlo en solo un día, habiendo llegado al mediodía a la ciudad, no sentimos que hayamos estado a las corridas, por lo que en nuestra opinión, con un solo día en Brujas se puede recorrerla perfectamente, de disponer de una mañana extra se podría optar por un paseo en barco a través de sus canales.

Muchos hacen solo una tarde en Brujas, pero es altamente recomendable hacer una noche allí, para no perderse lo hermoso que puede ser un pueblo en penumbras e iluminando al mismo tiempo.

 

 

Marcelo Aguilera
Contactáme:

Marcelo Aguilera

Ingeniero en Informatica, los códigos de programación no es lo que más me gusta ver. Prefiero los paisajes de los viajes, pero cuando no se puede estar en ellos, me surmejo en las imágenes de blogs y páginas para lograr la planificación perfecta del próximo viaje a hacer. Me defino como viajero meticuloso que siempre quiere conocer hasta el último rincón. Cuando estoy en la rutina, me despejo entrenando, ya que además soy corredor.Y por supuesto, soy el papá de Sofía, la loquita que me da los besos más lindos cada noche.
Marcelo Aguilera
Contactáme:


Dejanos tu comentario