Portada Cataratas

Misiones – Cataratas del Iguazú desde Brasil + Paraguay

Porque las cataratas del Iguazú no son solo argentinas, les contamos qué sucede cuando cruzás a Brasil, y ya que estamos, a Paraguay, porque aún queda bastante por conocer.

 

Ciudad del este (Paraguay) y Foz do Iguazú (Brasil)

Al no contar con un auto, y dejando de lado los micros, una de las posibilidades para realizar este viaje es contratar un servicio de remis, que ya tienen el paseo hasta armado y lo venden con una tarifa fija. Obviamente, conviene salir temprano (alrededor de las 8AM) para poder aprovechar bien los tiempos.

El paso por aduanas es una constante en esta recorrida, así que asegúrense de tener todo en regla para no pasar por un momento incómodo. En nuestro caso, como el primer destino era la represa de Itaipú en Paraguay, pasamos por la aduana argentina al salir, transitamos por la brasilera y finalmente ingresamos por la paraguaya.

Un detalle a tener muy en cuenta, es que la visita guiada en el lado paraguayo de la represa tiene horarios fijos, como 9:30hs, y además es gratuita. En Brasil se realizan cada media hora, pero la entrada tenía un valor de $40 en ese momento. Eso nos daba un margen muy pequeño para poder llegar a la guiada en Paraguay.

Vaya sorpresa nos tomamos cuando vimos el embotellamiento eterno que se instala en el puente que separa Brasil de Paraguay. La suerte estuvo de nuestro lado finalmente y se liberó lo suficiente como para que lleguemos a tiempo.

La represa es realmente gigante, y como ya pudieron suponer, se encuentra en el límite entre Brasil y Paraguay. Eso hace que durante la visita pases de un país al otro con tan solo dar unos pasos.
Lo primero que vimos es un video que te cuenta lo majestuoso de la obra de ingeniería. Pasado eso, subimos a un micro que nos permitió recorrer el predio. Se hacen algunas paradas con buenas vistas de la represa. Lo que lamentamos es que no hubo una parada encima del dique, por lo que nos fue imposible tomar fotos del gigantesco lago que contienen las compuertas.

 

Represa Itaipu

 

Represa Itaipu 2

 

Estuvimos en la represa aproximadamente una hora, y de allí partimos a conocer y recorrer un poco Ciudad del Este, desde luego en plan de hacer el infaltable tour de compras electrónicas. La verdad es que según nuestra impresión, mucho más barato que en internet no estaban las cosas, pero claro, fuimos hace un tiempo, la cosa puede ser hoy distinta.

Un detalle importantes es que siempre es mejor ir con alguien que conoce bien, porque te lleva a lugares de confianza, y en definitiva si sucede algo te lo cambia, y además si excedes el limite (U$S 150 por persona, al menos en 2011) tienen contactos con gente que te lo pasa por la frontera. Hecha la ley, hecha la trampa, dicen.

Nosotros recorrimos sin muchos ánimos de comprar alguna cuestión en particular, pero sí aprovechamos un disco duro externo de 640GB que nos salió 450 pesos en su momento, un buen precio.

 

Ciudad Del Este

 

Además fuimos hasta el shopping Mona Lisa, como para conocer la forma en la que eran en este país los centros comerciales. Nos llamó mucha la atención que no son como los que conocemos en la Argentina. Son más similares a lo que vemos en las series norteamericanas, con stands de distintas marcas, sin lógica de locales separados uno del otro.

Podríamos decir que Ciudad del Este no es una ciudad atractiva con algo más allá de las compras para hacer. Los autos son como hormigas en la ciudad, hay mucho movimiento y se mandan bestialmente. Y el detalle pintoresco es el sistema de “motos taxis” que te trasladan por la ciudad, identificadas por estar pintadas de amarillo.

 

Ciudad Del Este 2

 

Próximo paso del itinerario era salir de Ciudad del Este y dirigirse entonces hacia Foz do Iguazú. Vale aclarar que pensamos que el remisero que nos llevaba nos iba a dar un mínimo city tour por la ciudad brasilera, pero pasamos sin pena ni gloria directo al Parque sin siquiera entrar en ella.

Justo en frente de la entrada a Las Cataratas, se sitúa el Parque de las Aves que tiene un horario acotado (cierra la boletería a las 16:30hs). Nuestro reloj marcaba las 14hs y el remisero insistía en que las cataratas la podíamos recorrer en dos horas.

 

Entrada Parque Cataratas Brasil

 

Obviamente, cada lado de las cataratas tiene su encanto, si querés conocer un poco más el lado argentino, leé nuestro post acá.

 

Entrando al Parque y no bien ingresás, están las paradas de micros que te llevan hasta el único sendero a caminar en el parque (hay dos paradas antes, pero son para hacer unas excursiones).
Nosotros bajamos en el comienzo de la pasarela rumbo al mirador de la Garganta del Diablo. El camino no es corto, máxime si hay tantos lugares para sacar fotos panorámicas de los saltos, que resultan preciosas.

 

Cataratas Brasil

 

Cataratas Brasil 2

 

Llegando al punto final del recorrido, te encontrás con una pasarela que se adentra en el rio rumbo a un punto relativamente cercano a la Garganta. Allí vas a experimentar una vez más, la sensación de mojarse por el agua (viene muy bien para combatir el calor) que vuela de los saltos, producto del fuerte viento que se desprende en ese maravilloso lugar. Con algo de suerte, se puede formar un arco iris,dando el toque perfecto al cuadro (eso sí, las gotas de agua que vuelan son tan intensas, que quizá haga falta poner la funda acuática a la cámara)

 

Cataratas Brasil 3

 

Cataratas Brasil 4

 

Cataratas Brasil 5

 

Luego se sube por el famoso ascensor hacia el mirador que te permite ver y tener una panorámica muy interesante de la Garganta, para sacar otra vez, las obligadas e incontables fotos.

 

Cataratas Brasil 6

 

Cataratas Brasil 7

 

Como punto final, resta salir del parque usando el colectivo hasta la entrada y ya emprender el regreso a la ciudad.

 

Anécdota/Consejo

Siempre conviene declarar los objetos de valor en la aduana al salir del país, ya que nos llevamos una sorpresa muy desagradable en la aduana de Argentina. Al mostrar lo que habíamos comprado, la guardia que tenía cara de pocos conocidos (ni siquiera podría pensarse en amigos) vio la cámara de fotos que llevábamos y comenzó a preguntar por cómo no la habíamos declarado al salir del país, y no nos creía que era preexistente a nuestra subida al avión incluso.

El remisero fue a hablar con ella y nos devolvió los DNI, pero por un momento nos vimos pagando una multa nada agradable por algo que no correspondía. Y además, quien se equivocó fue el remisero que no nos avisó de declararla cuando salimos de Argentina, tan solo porque quería llegar a tiempo a la represa de Itaipú.

 

 

Marcelo Aguilera
Contactáme:

Marcelo Aguilera

Ingeniero en Informatica, los códigos de programación no es lo que más me gusta ver. Prefiero los paisajes de los viajes, pero cuando no se puede estar en ellos, me surmejo en las imágenes de blogs y páginas para lograr la planificación perfecta del próximo viaje a hacer. Me defino como viajero meticuloso que siempre quiere conocer hasta el último rincón. Cuando estoy en la rutina, me despejo entrenando, ya que además soy corredor.Y por supuesto, soy el papá de Sofía, la loquita que me da los besos más lindos cada noche.
Marcelo Aguilera
Contactáme:


Dejanos tu comentario