portada

Colonia – Primer cruce hacia la otra orilla del charco

Nuestra primera aventura concreta fuera de los límites de nuestro país, la realizamos durante 3 días en el mes de Agosto de 2011. El país elegido fue Uruguay, y el destino fue la ciudad de Colonia del Sacramento.

Decimos concreta, porque si bien previamente habíamos estado en lugares fuera de Argentina (Villazón en Bolivia, Cataratas del Iguazú del lado brasilero, Ciudad del Este en Paraguay), fue este el primer viaje pensado y preparado para salir del país en busca de lugares y anécdotas del otro lado de la frontera.

 

 

Que ver y hacer del otro lado del Rio de La Plata

 

Se llega en barco en poco más de una hora, con las empresas Buquebus (nosotros usamos esta) o Colonia Express.
Básicamente la diferencia entre estas, además del precio, es el lugar de Buenos Aires desde donde salen (Buquebus en Retiro y Colonia Express en La Boca).

 

P1090787

 

P1090820

 

Ahora bien, ¿qué hacer en una ciudad pequeña pero con una gran historia dentro? Les contamos en las siguientes líneas lo que fuimos conociendo durante nuestra estadía.

El casco histórico condensa en un radio de entre 10 a 12 manzanas los edificios y lugares más emblemáticos e interesantes:

Puerta de la ciudadela: Se trata del pórtico de entrada a la ciudad, en la época colonial, cuando está era protegida por un fuerte militar de gruesas murallas. Pegado a la puerta todavía se conserva una buena porción de dicha muralla y los cañones, que sobre ella apuntaban hacia al exterior para defender la ciudad.

 

P1090839

 

P1090847

 

Plaza de armas: Se llama Manuel Lobo, y ahí se encuentran los cimientos de lo que fue la antigua casa del Gobernador. Tiene unos senderos y pasarelas muy lindos.

Basílica del santísimo sacramento: Una hermosa y antigua iglesia (del año 1680, reconstruida en 1830) que se encuentra ubicada al costado de la plaza de armas. Desde la calle que desemboca en su entrada, se pueden obtener buenas fotos.

 

P1090819

 

Plaza Mayor: Es la plaza central de Colonia, ubicándose en el corazón del casco histórico. Es conocida como plaza 25 de Mayo, y antiguamente allí funcionaba un antiguo mercado donde se realizaba el comercio de alimentos, objetos diversos y también esclavos. Se encuentra al lado de otro gran atractivo de la ciudad, el faro.

Faro de Colonia: Esta lógicamente ubicado sobre la costa del Rio de La Plata y fue construido en 1857. A sus pies se encuentran las ruinas de lo que fue el convento de San Francisco.

Pagando una modesta suma, puede subirse mediante escaleras en caracol (en la última parte bastante angostas!!!) hasta la punta, desde donde se puede obtener una vista panorámica muy bonita de la ciudad y el rio.

 

P1100129

 

P1100107

 

Calle de los suspiros: Quizás el lugar más lindo de la ciudad, y no porque haya alguna edificación en particular aquí, pero en esta esquina, la calle con sus adoquines y las casas de estilo colonial, terminan de dar el toque perfecto para remontarse a épocas bastante lejanas y llenas de movimiento.

 

P1090904

 

P1090913

 

En la primera recorrida cubrimos todos estos lugares, ya que se encuentran muy cercas unos de otros. Así que teniendo en cuenta nuestro acostumbrado ritmo viajero, y las largas caminatas que solemos hacer, decidimos recorrer un poco más allá, y conocimos:

Muelle de Yates: Bonito lugar para sacar unas fotos con vistas a otro sector del rio y, por qué no, para contemplar el atardecer.

Estadio Municipal Alberto Supicci: Fiel al estilo de turismo futbolero, y como no quedaba tan alejado (7 cuadras desde el muelle de yates), fuimos hasta el estadio, al que pudimos entrar y sacarnos algunas fotos en las tribunas.

 

P1090973

 

Recomendación Culinaria: No dejen de conocer La Bodeguita. En la cena, tuvimos bastante espera, pero la paciencia tuvo su premio y degustamos una excelente pizza rectangular. Y tan buena resultó que tuvimos que pedir una segunda ronda, ¡realmente te quedas con ganas de más!

 

 

Durante el segundo día, aprovechamos la cercanía, para volver a algunos lugares del casco histórico y poder sacarnos las fotos más temprano en la mañana, con mucho menos caudal de gente, y así de este modo obtener las mejores fotos con todo el lugar y espacio para nosotros.

 

P1100049

 

También aprovechamos para hacer otra actividad clásica de nuestros viajes, visitar la estación de trenes local.

 

P1100033

 

Completamente en desuso, pudimos encontrarla a solo pocas cuadras de la Ciudadela.

Después de toda la recorrida y de un muy buen almuerzo de pastas, en uno de los restaurants que están sobre la plaza mayor, fuimos a alquilar unas bicicletas, que nos sirvieron para visitar otras atracciones bastante más alejadas de lo que es el centro de la ciudad.

Playas sobre el Rio de la Plata: Si bien no estuvimos descansando ni haciendo uso de ninguna en particular, es muy lindo paseo el agarrar la bicicleta por la avenida que las bordea (se llama Rambla de Las Américas). Obviamente, fuimos parando en los lugares que lo ameritaban, para tomar algunas imágenes del horizonte y la costa.

 

P1100242

 

Plaza de Toros Real de San Carlos: Está ubicada a 5km aproximadamente del centro de la ciudad de Colonia. La plaza de toros se inauguró en 1910 y si bien hoy en día se encuentra en ruinas, es la única plaza que se mantiene en todo Uruguay.

 

P1100190

 

Se encuentra en peligro de derrumbe, y para evitar que la gente entre, tiene un alambrado en su parte perimetral. Como la tentación de poder conocerla por dentro y obtener unas buenas fotos fue más fuerte, hicimos lo que no se debe (pero que evidentemente todos hacen), y entramos a la plaza a través de un sector en donde el alambrado estaba abierto.

 

P1100230

 

Una vez dentro de la plaza la sensación es increíble, uno no puede dejar de sentir tristeza por ver el lugar en ruinas, las tribunas y los cimientos llenos de pedazos de mampostería faltantes, el pasto crecido y total falta de mantenimiento, pero también es alentador saber que no se usa el lugar para lo que realmente fue hecho, es decir, las corridas de toros. Podría aprovecharse el lugar, sin embargo para otros usos, tener un atractivo turístico en sí, pero se ve que aun no lo han contemplado como opción desde el área de Turismo de la ciudad.

Frontón Real de San Carlos: Solo lo vimos por fuera, pero es una construcción que se encuentra a pasos de la plaza de toros (y pareciera ser que igual de antigua que esta). En su interior alberga una cancha de frontón de pelota de mano.

 

El cierre de este día fue intentando cenar comida mexicana en un bar del casco histórico, pero cuando pensábamos que pedir en la carta, nos dijeron que la cocina estaba cerrada, así que tuvimos que optar por buscar otro lugar, que finalmente encontramos frente a la basílica.

 

P1100318

 

Fin del viaje que debería haber durado dos días.

En nuestro tercer y último día, nos encontramos con el dilema de tener mucho tiempo por delante y poco por hacer. El barco de retorno a Buenos Aires salía recién a las 5 de la tarde, asi que había que encontrar algún lugar por conocer. Decidimos entonces ir en busca de recuerdos para nuestra casa al shopping de Colonia (que se encuentra algo alejado, a más de 10 cuadras del hotel que nos alojaba).

El chasco fue enorme ya que nuestra idea era pasar mucho tiempo allí recorriendo negocios, mirando vidrieras y pensábamos comer allí en su patio de comidas. Pero nada más lejano a eso, ya que nos encontramos con algo parecido a una larga galería de apenas un puñado de locales, sin patio de comidas y sin mucho para hacer allí.

 

P1100369

 

Sin ya nada más por ver, decidimos descansar un poco y nos fuimos entonces al hotel a mirar una serie en la compu y así llegamos a la hora de tomar el barco, que en poco más de una hora nos devolvió a Buenos Aires.

Basándonos en nuestra experiencia, podemos decir que Colonia es un atractivo destino para visitar, siendo posible conocerlo en tan solo un día, si es que sólo recorrés el casco histórico. En el caso de querer conocer las zonas más alejadas que describimos, entonces sí bien vale la pena permanecer por dos días. Pero si tu ritmo de viaje es agitado por lo general y te gusta recorrer mucho, bajo ningún aspecto vayas tres días, porque entonces solo vas a dar vueltas sobre el mismo lugar una y otra vez.

De todas maneras, es un lugar para ir, recorrer y disfrutar. Y estando tan cerquita de Buenos Aires, la escapada se vuelve casi obligada. ¡No dejen de conocerlo!

 

 

Marcelo Aguilera
Contactáme:

Marcelo Aguilera

Ingeniero en Informatica, los códigos de programación no es lo que más me gusta ver. Prefiero los paisajes de los viajes, pero cuando no se puede estar en ellos, me surmejo en las imágenes de blogs y páginas para lograr la planificación perfecta del próximo viaje a hacer. Me defino como viajero meticuloso que siempre quiere conocer hasta el último rincón. Cuando estoy en la rutina, me despejo entrenando, ya que además soy corredor.Y por supuesto, soy el papá de Sofía, la loquita que me da los besos más lindos cada noche.
Marcelo Aguilera
Contactáme:


Dejanos tu comentario