malecón La Habana

Cuba en 15 días – Guía práctica para no perderse nada

Cuando empezamos a planificar este viaje teníamos muy en clara la consigna: había que conocer todo lo posible de Cuba en 15 días. Y más en claro teníamos aún, que en esa ruta no podían faltar La Habana ni Trinidad.

La ruta de Cuba en 15 días quedó finalmente formada por Trinidad, Cayo Coco, La Habana y Viñales. Una ruta sólida, donde abarcamos occidente y parte media de la isla, dejando la parte oriental (Santiago de Cuba entre otros puntos) para un futuro viaje.

 

calles de Trinidad

 

Nuestro recorrido

En Trinidad estuvimos 5 días en los cuales recorrimos más allá de la colonial ciudad, los alrededores como Valle de los Ingenios y playa Ancón, las cercanas ciudades de Santa Clara y Cienfuegos, y el Parque Nacional Tope de Collantes.

 

Valle de viñales Mausoleo Che Guevara Topes de Collantes

 

En Cayo Coco la única opción es hospedarse en hoteles all inclusive, por lo que allí fuimos a salir de lo común de nuestro viaje. Fueron casi 3 días que sirvieron para descansar en las paradisiacas playas, en donde el turquesa se pelea con el azul para colorear las aguas y a la que se suma una fina arena casi blanca. Un momento aparte para la tarde que pasamos en el cayo Guillermo, puntualmente en playa Pilar. Aguas completamente transparentes, y la tranquilidad de una playa sin la locura de los paradores de los hoteles all inclusive.

 

Playa Pilar en Cayo Guillermo

 

En La Habana fueron intensos 4 días para recorrer puntos de referencia históricos y no dejar de sorprenderse con los “micromomentos“ cotidianos que te ofrece esta ciudad, en donde las calles tienen vida permanente. La Habana Vieja y el malecón hace que tu cámara no tenga respiro.

 

Calles de La Habana - arco barrio chino Castillo de los 3 reyes del morro Malecón de la Habana

 

Cerramos el viaje a pura naturaleza en el pueblo rural de Viñales. Si toda Cuba te parece suspendida en el tiempo, Viñales te hace sentir en el medio de la escenografía de la familia Ingalls. El valle de Viñales tiene mucho para ofrecer, y en esos 3 días nos sorprendió con sus serpenteantes caminos, la cueva del indio, el mural de la prehistoria, y sus miradores. Y aunque el clima se nos puso un poco fresco, pudimos conocer el paraíso en la tierra, ubicado en el Cayo Jutías.

 

Valle de Viñales Mural de la Prehistoria - Viñales Playa Cayo Jutías

 

Hospedaje en la isla

Definitivamente la mejor manera de pasar las noches en Cuba es contratando el hospedaje de las casas de familia.

Frente a todos los mitos o fantasmas que pueda tener este modo de hospedarse en una casa, les contamos que es un sistema muy regulado, en donde el estado controla a partir de un registro. Esto los habilita a tener un símbolo visible en esas casas con un ancla azul y que dice arrendador divisa , lo que hace muy fácil identificar los lugares seguros para estar.

 

casa de familia en Viñales

 

Los cubanos tienen bien ganada la fama de cálidos y predispuestos. En cada una de las casas en las que estuvimos nos han ayudado con traslados, datos de los lugares principales a ver y, sobre todo, nos hicieron sentir super cómodos, estando hasta pendientes de nuestra hija y sus morisquetas.

 

Jesús, dueño de la casa de familia en Trinidad

 

Para quedar claros, las casas disponen de una o más habitaciones que destinan a viajeros, con baño privado (por lo general) y pueden tener servicio de desayuno incluido (o lo pagás aparte). También suelen ofrecer hacerte el almuerzo y la cena, como servicio adicional, pero claro, la cocina no es de uso común (tal como podemos pensarlo en hostel en otros destinos).

En la zona de los cayos, como contamos, la opción son solo los hoteles all inclusive ya que fue un espacio ganado al mar y pensado íntegramente para el turismo. Allí es cuestión de chequear presupuesto disponible y cuál de las miles de opciones, les convienen. A favor, se come y se toma todo el tiempo. En contra, los que somos viajeros de otros estilos nos sentimos un poco extrañados con un sistema tan turista, en donde mucha gente privilegia la pileta por encima de las increíbles playas y naturaleza.

 

All Inclusive en cayo Coco

 

Transporte para todos los gustos

Realmente tenemos que decir que la ayuda de los dueños de las casas de familia donde estuvimos hospedados ha sido fundamental para resolver la gran mayoría de nuestros traslados.

Podemos decir que en Cuba se ve una gama de transporte público tan variado que todo es posible. Tenemos que advertirles: si alquilan un auto (carro), las condiciones de manejo son bien complejas. Los cubanos suelen manejar a altas velocidades, son de pasar vehículos en todo tipo de caminos (el dato más extraño es una carretera de 3 manos, con la del medio especial para pasar autos), y la gran cantidad de tipo de transportes con diversos portes y velocidad, a lo que se suma la gente caminando por los caminos y calles en forma constante, hace que el manejo sea toda una travesía.

 

camiones jaula viaje en coco taxi cocotaxi en La Habana

 

Los modos de transporte, como dijimos, son bien diversos. Intentaré hacer una enumeración de la que seguro alguno no estará contemplado: taxis privados, taxis compartidos, taxis de coche antiguos, coches antiguos descapotados con recorridos guiados (en La Habana), camiones jaula, bicitaxi, carros a caballo colectivos y el famoso cocotaxi.

 

La comunicación y el wifi

Tema aparte para los modos de llegar a tener comunicación y acceso a las redes. Puede ser complejo porque en Cuba no funciona esto de los lugares de hospedaje con acceso a wifi. Tanto para los turistas como para los cubanos, existe un único método: las tarjetas de Etecsa. La compañía nacional de comunicaciones vende unas tarjetas (1/1.5 CUC la hora) que deben usarse en los puntos de wifi de cada ciudad. Si querés conocer un poco más el sistema, mirá nuestro video

 

 

Uso de wifi en Cuba

 

La seguridad

Un país completamente seguro, en donde podés caminar por las callecitas más oscuras con objetos de valor como la cámara de foto en la mano sin ningún problema. Si me preguntan, me apresuro a contestar que un poco influye el sistema socialista de Cuba que inhibe las necesidades de “pertenecer a partir de tener”. Pero es solo una presunción, deberíamos verlo y analizarlo más profundamente.

Lo cierto es que entre cubanos y hacia los turistas, no hay situaciones de inseguridad ni problemas con ello.

 

Calles de Habana Vieja

 

La moneda y los precios

La isla tiene una doble moneda: los pesos cubanos (CUP) y la moneda “dolarizada” (CUC). Son 25 CUP iguales a 1 CUC (a enero 2018) y en la gran mayoría de los negocios te venden en las dos monedas.

Hubo una época en donde los precios diferían y si tenías pesos cubanos las cosas costaban un poco menos. Ahora ya no es así. La conversión es la misma en todas las situaciones.

Los negocios para comprar víveres no son como lo que comúnmente se imaginan y es cierto que muchas veces se vuelve difícil encontrar cosas concretas. Por caso, les contamos que un día tuvimos que recorrer bastante en La Habana buscando unas galletitas para Sofia.

Los lugares para comer son de los más variado, pero lo más común son los paladares. Allí te sirven el plato principal que suele ser una carne con arroz y ensalada acompañando, a lo que se suma quizás un postre o café. Depende de la zona y la puja entre paladares, pero en promedio sentimos que cuestan unos 10CUC por persona (hay más baratos y más caros, claro). Para la economía de Argentina, un poco caro.

Otras alternativas son los carritos o “ventanas” (casas con ventanas/negocio) que venden unas muy ricas pizzas. Se venden individuales o grandes, y suelen ser muy baratas. Podés conseguir por 1.50 CUC una simple individual. También hay carros de hot dog (rapiperros en Cuba, panchos en Argentina) y algunas otras opciones como bocaditos de jamón y queso.

 

Disfrutando de la gaseosa nacional cubana

 

La gaseosa nacional es muy buena (Ciego Montero). Sofia se hizo fanática de la de limón. Las importadas (línea Coca Cola) son más difícil de conseguir, se ven solo en latas y suelen ser más caras.

 

Nos queda mucho por contar

En otros posts iremos contando en detalle los destinos y sus alternativas. Ya está disponible la guía para conocer qué hacer en Trinidad Cuba.

Además, tenemos que agregar que el viaje se agrandó sin querer con otro país visitado: Panamá. Por cosas del destino (y del precio de las aerolíneas) terminamos adicionándola a este viaje. Un stopover de un día a la ida, y otro a la vuelta, en la ciudad de Panamá, fue un gran acierto para conocer un poco más de esta región tropical.

Tenemos que decir que, en resumen, el viaje ha resultado ideal, de los mejores que hicimos en familia.  Nuestra hija lo disfrutó muchísimo, tanto como nosotros.

 

Playa Cayo Jutías 2

 

Hemos hecho un gran balance con los lugares que fuimos visitando, las personas que fuimos conociendo en el camino, y por los hermosos recuerdos que nos hemos traído.

 

Museo de la Revolución

 

 

Yamila Campo
Contactáme:

Yamila Campo

Licenciada en Comunicación Social, paso mis días trabajando en la investigación y la docencia, especialmente en la comunicación comunitaria. Amo poner el foco en las situaciones cotidianas y volverlas fotografía. Se puede decir que soy corredora, al menos eso me gusta entrenar en los tiempos libres. Me defino como viajera y soy de las que le pone onda a toda circunstancia que pueda fallar en un viaje. Y obviamente, soy mamá de Sofía, la chiquitina que me hace reir y redescubrir el mundo todos los días.
Yamila Campo
Contactáme:


Dejanos tu comentario