imagen destacada catamarca 2

Paseando por los alrededores de la capital de Catamarca

Hay dos excursiones de medio día que bien valen la pena para conocer los lugares cercanos a la ciudad. Si la estadía es corta, son una buena combinación para conocer lo lindo que tiene Catamarca en esa zona. Ambas las hicimos con la agencia Yokavil Turismo.

 

Villa El Rodeo y Las Juntas:

Fuimos nosotros con una señora mayor que fue una gran compañía hasta el pequeño incidente que luego les contaremos.
La primera parada fue en el dique El Jumeal, desde un lugar que nos daba una buena panorámica del dique y su lago. Enmarcado por las montañas que lo rodean, la verdad es que se consiguen buenas tomas desde allí.

 

catamarca 2 dique el humeal

 

Seguimos camino, conociendo más el paisaje montañoso que ofrece esta zona de Catamarca, que según sabemos, es bien distinto a los de la Puna de esta provincia, por mayor presencia de vegetación mayormente.

 

catamarca 2 paisaje

 

Llegamos así a uno de los primeros pueblos que se resultan villas de veraneo para los residentes en la capital, El Rodeo. Se encuentra al pie de las sierras de Ambato y básicamente funciona como el lugar ideal en el verano por poseer un clima fresco a agradable cuando el calor aprieta en forma contundente en la capital provincial.
Hicimos una “pasadita” por el pueblo, el auto no se detuvo aunque no vimos demasiado lugar como para hacerlo. Es interesante conocerlos pero tampoco es que tienen atractivos tan grandes como para necesitar detenerse.

 

catamarca 2 el rodeo

 

Así llegamos a Las Juntas y tras conocer sus escasas calles, nos adentramos un poco más para salir a un río que pertenece a este lugar de vacaciones. Un lugar muy agradable.

 

catamarca 2 las juntas 3

 

Hicimos una parada que sirvió para obtener buenas fotos y para que Sofi disfrute de jugar entre las piedras.

 

catamarca 2 las juntas 2

 

 

catamarca 2 las juntas

 

Volviendo, y con todavía algunos lugares que faltaban por recorrer, pasó que Sofi necesitó un cambio de pañales urgente y tuvimos entonces que parar en una zona casi desierta, a excepción de varios cactus y las piedras.

 

catamarca 2 camino de vuelta

 

Y son justamente esos elementos los que torcieron el destino, porque mientras cambia a a Sofi dentro del auto, el resto salió a conocer el lugar que lo rodeaba, y bueno, las piedras sueltas en lugares incorrectos, hicieron el resto.
Esta señora que iba en la excursión con nosotros, jubilada, mayor pero con un espíritu joven envidiable, se fue a tomar una foto junto a un cactus gigante. Tanta mala suerte tuvo que la piedra en la que estaba parada era inestable y resbaló y cayó de cara al piso.
El paseo terminó abruptamente, había indicios para pensar que una de sus muñecas estaba fracturada o esguinzada.
Había que llegar rápidamente al centro de la ciudad para poder asistirla. Así que el resto del paseo que incluía conocer el pueblo La Puerta y el dique Las Pirquitas, quedó en el olvido.
Por suerte al día siguiente nos enteramos que solo fue un esguince y que la señora estaba muy bien. Fue una alegría, ya que nos habíamos quedado muy preocupados luego de bajar del auto en el centro de la ciudad.
Volviendo al paseo en sí, podemos decir que es pintoresco, pero no es lo más interesante de la zona. Igualmente vale la visita, y si van con auto propio, el trayecto no es difícil de hacer.

 

Cuesta Portezuelo-Dique Las Pirquitas:

Otro paseo de 4 horas cercano a la ciudad, pero esta vez se conoce otras zona, atravesando el fértil Valle Viejo, en donde las casas muy antiguas se confunden con los arboles y la vegetación abundante de la zona.

El cordón de Ancasti es el que subimos en un impresionante caracol de 7km que posee más de 300 curvas en donde las vistas se van mostrando cada vez más espectaculares. Es un camino por demás sinuoso con algunos lugares un poco más complicados que otros. En ese momento de ascenso, el conductor musicalizó con la zamba de Los Chalchaleros “Paisajes de Catamarca” que canta a la cuesta y sus vistas.

Al llegar a los 1070mts de altura se tiene acceso a un mirador que permite tener unas lindísimas imágenes de la ciudad de San Fernando del Valle allí chiquita e inmensamente recortada en el medio de un paisaje natural y verde muy bonito.

 

catamarca 2 cuesta del portezuelo 2

 

Además se puede ver parcialmente el camino de caracoles que va llevándote hasta allí. El viento allí corría un poco más por supuesto, pero el clima era más que agradable.

 

catamarca 2 cuesta del portezuelo

 

Recorrimos un poco el estacionamiento y volvimos al auto para subir un poco más, hasta el lugar más alto de ese cerro, que tiene como particularidad que es casi una llanura. Si, su cima es una extensa planicie que no parece ser parte de una montaña.

Bajando y haciendo un camino no muy largo por la ruta nro. 41, llegamos a Piedras Blancas, en donde se encuentra la Casa Natal del orador de la Constitución, el Fray Mamerto Esquiú.

 

catamarca 2 fray mamerto esquiu

 

La casa original de adobe se encuentra protegida por un templete que frena las inclemencias climáticas. Dentro, una guía que trabaja a cambio de la contribución que consideres, te muestra el pequeño hogar mientras te cuenta la historia de este personaje importante de la historia argentina.

 

catamarca 2 fray mamerto esquiu 2

 

Media hora después partimos hacia el dique Las Pirquitas, transitando la ruta nro.1. El impactante murallón de piedras aprisionadas y dispuestas en forma escalonada es una curiosidad necesaria de ver.

 

catamarca 2 pirquitas 1

 

El sistema aborigen de pircas fue utilizado para construir esta  obra de ingeniería que inició sus trabajos en 1946, pudiéndose inaugurar 15 años después. Impresionante estar sobre esa construcción que forma parte de la historia. Sofía también disfrutó esos momentos en los que podíamos recorrer y conocer a pie.

 

catamarca 2 pirquitas 2

 

Este es el último punto del paseo, por lo que al mediodía estuvimos de vuelta en el hotel, con todo listo para tomar el micro que en 2 hs nos dejaría en La Rioja Capital.

 

 

Yamila Campo
Contactáme:

Yamila Campo

Licenciada en Comunicación Social, paso mis días trabajando en la investigación y la docencia, especialmente en la comunicación comunitaria. Amo poner el foco en las situaciones cotidianas y volverlas fotografía. Se puede decir que soy corredora, al menos eso me gusta entrenar en los tiempos libres. Me defino como viajera y soy de las que le pone onda a toda circunstancia que pueda fallar en un viaje. Y obviamente, soy mamá de Sofía, la chiquitina que me hace reir y redescubrir el mundo todos los días.
Yamila Campo
Contactáme:


Dejanos tu comentario