Iruya

Salta – Como llegar a Iruya desde Tilcara

El norte argentino tiene un encanto particular, eso es innegable, y uno de ellos es Iruya, el cual es un pequeño pueblo que pareciera estar colgando de la montaña. Llegar a él no es tarea fácil (pero bueno, tampoco es una misión imposible), y acá te vamos a contar como llegar a Iruya desde Tilcara.

Este hermoso lugar tiene la siguiente particularidad de índole geográfica: pertenece a la provincia de Salta, pero su acceso solo es posible a través de un largo y difícil camino, desde la provincia de Jujuy (realizando un desvío de la ruta 9 varios kilómetros más allá de la ciudad de Humahuaca).

 

Iruya

 

En nuestro caso, para llegar teníamos pensado contratar en una agencia local, la excursión en la cual te llevan en 4×4, ya que un auto “normal” quedaría muy maltrecho debido al estado del camino, que es totalmente de ripio, con grandes piedras e incluso en una parte, casi llegando a Iruya, se transita por el lecho de un río (motivo por el cual cuando llueve mucho y el mismo se encuentra caudaloso, no puede llegarse al pueblo).

La opción no nos terminaba de convencer, y luego surgió la posibilidad de que nos llevara uno de los chicos que atendía el hostel donde estábamos parando, ya que habíamos hecho un par de excursiones los días anterior con él, pero debido a que tenía un auto “normal”, no se animaba demasiado a hacer el camino, y a decir verdad, nosotros tampoco estábamos muy convencidos, no fuera cosa que pasara algún problema con el auto y quedar varados en medio de la puna.

 

Puna Jujuy

 

Descartando casi totalmente ambas opciones, nos decidimos por averiguar la posibilidad de llegar en transporte público, y si bien las frecuencias y comodidades no eran las deseables, el precio y poder experimentar un viaje más “autentico”, nos pareció lo indicado.

Habiendo sido hace varios años ya el viaje, quizás las frecuencias y horarios hayan cambiado, pero aún recuerdo que el micro (arrancaba su recorrido desde San Salvador de Jujuy) lo tomamos en la terminal de micros de Tilcara a las 8.00am y se demoraba unas eternas casi 4hs para llegar a su destino final, Iruya.

 

Iruya

 

La empresa se llama Panamericano y su frecuencia era la única del día, aunque cabe decir, que otra posibilidad era desde la ciudad de Humahuaca con otra empresa, llamada Iruya, que hace también el mismo recorrido, pero en este caso, solo el tramo Humahuaca -Iruya

Un poco de información extra, puede verse aquí: https://notiruya.wordpress.com/iruya-2/transportes-hacia-iruya/

Como dijimos previamente, tomamos el micro a las 08.00am, nos sentamos en unos para nada cómodos asientos de colectivo tradicionales, y empezamos el periplo por la ruta 9, pasando por Humahuaca, Iturbe y luego si, tomando el desvío por la ruta que conduce a Iruya, la cual como ya había comentado, es de ripio en su totalidad, imponente, con mucha curva, cornisa, grandes piedras, en medio de la inmensa soledad característica de la puna.

 

Puna Jujuy Salta

 

Puna Jujuy Salta

 

Gran punto a favor, es que cuando se llega al límite entre las provincias de Jujuy y Salta (que además coincide en que es el punto más alto del recorrido), se hace una breve pausa de 15 min aproximadamente, para estirar las piernas, fumar un cigarrillo, ir al baño (en la naturaleza, obviamente) o desde luego, sacar muchas fotos.

 

Iruya Iruya Iruya

 

Una vez transcurrida la pausa, se sigue el camino por más cornisas y curvas. El ripio va haciendo del micro una especie de asiento vibrador, ya que nunca paras de estar dando saltitos, mientras que el polvo entra por las ventanas, debido a que en su mayoría van abiertas (si se lo preguntaban, el micro no tiene aire acondicionado).

En un momento del viaje, prácticamente en el tramo final, minutos antes de arribar a la entrada del pueblo, se llega al cauce de un rio, con apenas un hilo de agua, el cual se cruza y se transita por su lecho hasta cruzarlo por completo y quedar del otro lado (cuando hay crecida del rio, eso no puede hacerse y no hay forma de llegar a Iruya).

 

Iruya Cauce Rio

 

El micro frena y queda, como dijimos, en el acceso al pueblo, donde uno no puede hacer más que quedar maravillado ante la vista que se tiene , constatando que, literalmente está colgado de la montaña.

 

Entrada Iruya

 

Iruya

 

No bien entras al pueblo, está la ventanilla de ventas de pasajes de las 2 empresas de micros, ocasión que aprovechamos para dejar comprado el pasaje de vuelta, que salía a las 2pm.

En nuestro caso solo íbamos para estar unas horas para recorrerlo, pero sabemos que existe la posibilidad de hacer noche, y más aún, la de hacer un trekking de unas cuantas horas caminando el lecho del rio, hasta llegar al pueblo de San Isidro, más pequeño aun que Iruya.

 

Iruya

 

Iruya

 

Con el pasaje de vuelta asegurado, empezamos a disfrutar de caminar sus callecitas empinadas, lo cual demando algo de ejercicio para llegar hasta el final de estas, y observarlo todo desde arriba, donde había una especie de plaza con juegos, y justo a esa hora los chicos salían de la escuela, un maravilloso momento que pudimos contemplar.

 

Iruya

 

Iruya

 

Estuvimos solo unas horas, pero nos quedamos encantados con el pueblo, sus calles, su iglesia, el encanto de la inmensidad en lo alto de la montaña.

 

Iruya

 

Iruya Iruya Iruya

 

Luego de toda la recorrida, volviendo sobre la entrada del pueblo, fuimos a ver si el micro tenía señales de levantar pasajeros, pero aun parecía faltar un buen rato, así que seguimos caminando, en este caso por un puente sobre el rio, que cruzándolo quedamos en una inmejorable posición para sacar las fotos más panorámicas del pueblo.

 

Puente Rio Iruya

 

Iruya Iruya Iruya

 

Volvimos a donde el micro y ya era la hora indicada para emprender el duro regreso, durante el cual dormimos casi todo el viaje. Claramente el cansancio pudo más que los saltos por las piedras del camino, y nos despertamos casi llegando a la ruta 9, arribando a Tilcara en horas de la tarde y con la satisfacción de haber conocido esa perlita del norte argentino, de difícil acceso y escondida a la vista de todos, en pleno corazón de la montaña.

 

Iruya

 

 

Marcelo Aguilera
Contactáme:

Marcelo Aguilera

Ingeniero en Informatica, los códigos de programación no es lo que más me gusta ver. Prefiero los paisajes de los viajes, pero cuando no se puede estar en ellos, me surmejo en las imágenes de blogs y páginas para lograr la planificación perfecta del próximo viaje a hacer. Me defino como viajero meticuloso que siempre quiere conocer hasta el último rincón. Cuando estoy en la rutina, me despejo entrenando, ya que además soy corredor.Y por supuesto, soy el papá de Sofía, la loquita que me da los besos más lindos cada noche.
Marcelo Aguilera
Contactáme:


Dejanos tu comentario