Sobre nosotros

Una familia muy normal

Somos Marcelo, Yamila y Sofia. Somos tres, hasta hace un tiempito éramos dos.

Durante 8 años viajamos por muchos lugares de Argentina, recorriendo las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Misiones, Entre Ríos, Santa Fé, Córdoba, Mendoza, Buenos Aires, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. En las provincias fronterizas cruzamos hacia Bolivia, Brasil, Paraguay y Chile, poquito, pero fuimos. Y cruzamos el charco para Uruguay. Hasta que nos decidimos e hicimos el viaje de nuestros sueños.

Nos fuimos a recorrer Europa, conocimos Francia, Inglaterra, Escocia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania, República Checa, Suiza, Austria y Bélgica.

La cuenta en esos primeros 8 años y medio dice que recorrimos 17 países con 103 destinos. Nada mal, ¿no? Y todo esto en los escasos días de vacaciones que tenemos en el trabajo y sin auto propio ni alquilado.

Habiendo hecho el viaje a Europa ya no nos quedaban más excusas y decidimos tener un hijo. Así llegó Sofía a nuestras vidas, que viajó en la panza a Uruguay, Bariloche y Chile. Hizo trekkings y paseos ya desde la panza.

Cuando tuvimos a nuestra hija pensamos que nuestros viajes iban a ser distintos, más distanciados, pero al año ya hicimos el primero a Brasil y nos dimos cuenta que es posible seguir disfrutando de conocer nuevos lugares con una niña acompañándonos en las aventuras.

 

Dos personalidades que se complementan, ¡y una tercera que suma!

Marcelo es Ingeniero en Informática, por lo que le es más simple el trabajo de edición de la página y sus cuestiones técnicas. Además es un excelente planificador de viajes. Él se encarga de toda la previa, investiga con páginas webs y blogs viajeros, detalla todas las posibilidades, busca de exprimir al máximo las posibilidades de conocer todo en cada viaje. Podríamos decir que es el cerebro de los viajes, realmente.

Yo, Yamila, soy Licenciada en Comunicación Social, por lo que tengo la facilidad necesaria para redactar y contarles nuestras aventuras. Yo soy la que hace el trabajo de contactos previos, las llamadas telefónicas que se necesiten, son mi responsabilidad. Durante el viaje, soy la que se equivoca los nombres de los lugares (le invento nuevos), pero soy también la que le pone toda la onda incluso cuando la adversidad nos cambia el plan.

Marcelo es más introvertido, yo enseguida tomo confianza con todos. Marcelo duerme mucho, yo soy la que despierta a la familia. Y así podríamos seguir contándoles diferencias que tenemos, y que nos complementan todo el tiempo. De esta combinación explosiva, nace Sofía que de a poco va adquiriendo personalidad propia, que se asemeja un poco a ambos, pero con sello único y personal. Ella tiene sus momentos, pero tiene a favor que se adapta rápidamente a lugares nuevos y que en cualquier lugar que está encuentra rápido con qué jugar, sea piedras, arena, tierra, lo que sea.

Los tres nos divertimos mucho viajando, cada uno le aporta algo distinto al viaje, disfrutamos cada instante con intensidad, y entonces, ¿cómo no contarle a otros nuestras aventuras?

Para eso, aparece este blog, con muchas ganas de que nos lean, opinen y pregunten.

 

El porqué de nuestros pies

Las fotos de nuestros pies es un clásico en cada viaje y acontecimiento importante. Nació casi sin querer en el primer paseo que hicimos de novios. Y desde allí es un sello, una forma de reconocernos en el espacio, sabiendo que “ese aquí y ahora” merece ser retratado “con los pies bien en la tierra”.

Y nuestros pies siguen recorriendo lugares, se suma ahora un par de pies chiquititos, que a veces es un poco más lento, hasta distraído y trepador. Pero logramos encontrarle siempre la vuelta para hacer de cada viaje una experiencia única, un recuerdo imborrable, ¡una anécdota constante de paisajes, sabores y aventuras!

¡Pasen y lean!

PD: Y si quieren ver por donde estuvieron estos pies, hagan click acá.

 

Familia viajera

Familia viajera