Laguna Esmeralda

Ushuaia – Trekking hasta Laguna Esmeralda

Un trekking con un largo camino en medio de bosques, turbales, rocas y algo de montaña, para luego de algo más de un par de horas, llegar a destino… la hermosa laguna Esmeralda. Todas las vivencias y curiosidades de ese “en medio” de nuestra trekking hasta Laguna Esmeralda te las contamos a continuación.

 

Transporte desde Ushuaia.

 

El día anterior a  realizar el trekking, la chica del hostel donde estábamos hospedados, había llamado a uno de los transportes para reservarnos lugar. Estos transportes luego vimos que resultaban ser las mismas combis que se dirigen al Parque Nacional de Tierra del Fuego.

Se suponían que pasarían a las 10hs. Pero 9.45hs ya estaba en la puerta y con poco humor nos dijo que no esperan, que tienen que ir a buscar a otros pasajeros. Realmente es tremendo lo mal que tratan al turista la mayoría de los choferes de combis (no queremos generalizar, pero por lo que vimos, la cosa no cambia mucho en otros casos). No entienden ni una sola palabra de inglés y tampoco hacen ningún esfuerzo por hacerse entender, a los extranjeros realmente los maltratan. Y a los que hablamos español nos hacen saber su mal humor por cualquier cosa.

 

Punto de comienzo del trekking

 

Hicimos una vuelta gigante por toda Ushuaia buscando a distintos turistas en diversos hoteles hasta que llegamos a la terminal de buses. Ahí fue donde nos dimos cuenta que la gran mayoría iba al parque en realidad. Los hicieron bajar de la combi para trasladarlos a otra y nosotros junto a otra pareja solamente éramos los que íbamos a Laguna Esmeralda. Para todo esto, ya había pasado más de media hora, lo que nos hizo pensar que hubiese sido mejor ir directamente a la terminal en vez de perder todo ese tiempo en el que hubiésemos podido, por ejemplo, desayunar.

 

Comenzando a desandar el camino hacia Laguna Esmeralda.

 

La llegada al punto de partida fue a las 11hs, y empezamos el sendero por el bosque un poco embarrado.Después de un trecho llegó el turbal, con su impresionante paisaje y la impresión de caminar por una esponja. Sofía iba en la mochila diseñada especialmente para que vaya cómoda y al mismo tiempo no nos pese demasiado a los que la transportamos. Con un año y medio, una mochila que lleve su peso a nuestra cadera es fundamental para emprender este tipo de caminatas.

 

Sendero embarrado

 

Sendero bien marcado

 

Cuando se termina el turbal, te adentrás nuevamente en un bosque pero esta vez comenzás a subir por la ladera de una montaña. La verdad es que la subida se pone cansadora por momentos.

 

En el bosque

 

Luego se despeja la vista de arboles para empezar el último tramo de turbal, barro, lodo, rio y rocas. Sofía durmió casi todo el camino. A pesar del frío y el ajetreo, parece que a los bebés el movimiento y el latir agitado del corazón de su mamá es perfecto para dormir plácidamente.

 

Castoreras en el camino

 

Casi llegando

 

Lo que es importante aclarar, es que es un sendero completamente señalizado en forma correcta y con señuelos fáciles de visualizar. El mejor que recorrimos hasta ahora. Hay unos cuadrados azules clavados en los arboles muy seguidos que te indican el camino, y en los lugares descampados te encontrás con palos azules que te dicen por dónde seguir. Son unos 9km total aproximados, contando la ida y la vuelta, y presenta un desnivel de 200mts.

 

Cuadrados azules marcando el camino

 

Carteles señalando la direccion

 

Fueron una hora y 40 minutos aproximados para llegar a esa maravilla natural que es la Laguna Esmeralda. Realmente el esfuerzo vale la pena. El verdor de la extensión enorme de agua, enmarcado en montañas imponentes, merece una contemplación detenida. Rodean a la laguna el Glaciar Albino, las Torres y el Cordón Toribio

 

Casi llegando

 

Rio que baja desde las montañas

 

LLegada a la laguna esmeralda

 

Lamentablemente el tiempo empezó a estar cada vez peor, había mucho viento y comenzó a llover. El frío te congelaba la cara a pesar de estar muy bien abrigados.

 

Laguna esmeralda

 

Sofía se despertó y empezó a temblar del frío, la garúa helada no ayudaba, el viento que cortaba la respiración con el frío que te pegaba en la cara no nos daba tregua. Tuvimos que apurarnos, tomamos algunas fotos y en unos 10 minutos ya decidimos emprender el regreso. Nuestra hija, con problemas de bronquios, no podía seguir tomando frío.

 

Laguna esmeralda 3

 

Pies en la laguna esmeralda

 

Todo el camino de vuelta estuvo coronado por la lluvia, más débil en algunos momentos, copiosa en otros; así que los tramos que tenían tierra ahora tenían barro, y los que tenían barro, ahora eran pantanosos.

 

Pegando la vuelta bajo la lluvia

 

Cada vez mas embarrado

 

Eso retrasó la vuelta, pero llegamos puntualmente a las 15hs al punto de encuentro, donde ya nos esperaba la combi para emprender el regreso hasta Ushuaia, donde descansamos un poco y no dejamos de pensar en el maravilloso paisaje que habíamos podido conocer, la impresionante Laguna Esmeralda.

 

Laguna esmeralda 5

 

 

 

Marcelo Aguilera
Contactáme:

Marcelo Aguilera

Ingeniero en Informatica, los códigos de programación no es lo que más me gusta ver. Prefiero los paisajes de los viajes, pero cuando no se puede estar en ellos, me surmejo en las imágenes de blogs y páginas para lograr la planificación perfecta del próximo viaje a hacer. Me defino como viajero meticuloso que siempre quiere conocer hasta el último rincón. Cuando estoy en la rutina, me despejo entrenando, ya que además soy corredor.Y por supuesto, soy el papá de Sofía, la loquita que me da los besos más lindos cada noche.
Marcelo Aguilera
Contactáme:


Dejanos tu comentario